Tener claro cuáles son los gastos deducibles de tu actividad, te ayudará a planificar correctamente la fiscalidad de tu negocio. Para que los gastos sean deducibles en primer lugar, debes tener claro que deben estar completamente vinculados a la actividad que desarrollas. Además, debes tenerlos siempre justificados y debidamente documentados para que en caso de que se produzca una inspección de la Agencia Tributaria no tengas ningún tipo de problema.

  • Consumos de explotación.
  • Sueldos y salarios.
  • Seguridad social a cargo de la empresa.
  • Otros gastos de personal: formación, indemnizaciones, seguros de accidentes, obsequios y contribuciones a planes de pensiones.
  • Arrendamientos y cánones: alquiler de bienes muebles o inmuebles.
  • Reparaciones y conservación.
  • Servicios profesionales externos.
  • Impuestos fiscalmente deducibles: el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) y el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI).
  • Gastos financieros.
  • Seguros de enfermedad.

Además, existen una serie de gastos, con los que hay que tener especial cuidado ya que pueden generar dudas a la Agencia Tributaria en cuanto a si deben deducirse o no.

  • En cuanto al lugar de trabajo, debes prestar especial atención si trabajas desde casa. Si lo haces en un local especialmente destinado para ello podrás deducirte el alquiler, la compra, los suministros, los seguros,… Pero si trabajas desde casa deberás deducirte un porcentaje siempre y cuando tu domicilio figure en la actividad.
  • Si dispones de una línea diferenciada de teléfono podrás deducírtelo, si utilizas una única línea tanto para trabajar como en tu ámbito personal podrás desgravarte el 50%.
  • Podrás desgravar gastos relacionados con el vestuario si son uniformes o ropa de protección.
  • En cuanto a los viajes podrás deducir siempre y cuando te adaptes a los límites proporcionados por Hacienda, debidamente justificados profesionalmente, disponiendo siempre de facturas ya que los tickets no son suficientes.

También debes tener en cuenta que ciertos gastos no son deducibles:

  • Multas, sanciones, y recargos por presentar declaraciones-liquidaciones fuera de plazo.
  • Donativos y liberalidades.
  • Pérdidas del juego.
  • Gastos correspondientes a operaciones realizadas con personas en paraísos fiscales.

 



Deja un comentario